Diosas

Antiguas Diosas Africanas

Diosa es quien crea y da vida.

Dos grandes temas se entrelazan en la temática de mi trabajo pictórico. Africa como el lugar que acoge la evolución del hombre,
y la mujer que permite el desarrollo de la humanidad.
Africa me ofrece colores y texturas, grandes extensiones, movimientos, migraciones, contrastes.
Africa ha construido a un hombre de huesos largos y estilizados, ágiles, bailarines. Grandes nómades. El eterno itinerante que sabe encontrar. Pieles oscuras que permiten la sobrevida en lugares de climas inclementes.

Africa obliga a pertencer, ser de un grupo. Tierras de constantes amenazas.
Agresivo su clima y su cielo.
Agruparse es la mayor protección, construir refugio y humanidad.

Africa luce una noche inmensa, viva, de animales sigilosos que la habitan, la pueblan y la llenan de sonidos.
Africa es vasta y antigua.
Ha vestido de distintos colores, desde su exuberancia tropical, a la sabana ardiente. Todos los verdes, todas las tierras. Tierras y raíces para hacer tinciones, ofreciendo el pigmento con que pintan sus cuerpos, sus ganas, sus trajes, sus armas y ornamentas.

Africa, fiesta del color.

La mujer de ese tiempo antiguo se convierte en Diosa cuando puede crear lo que no existe. Ser Diosa es un sitial ganado, autoconcedido. Es el sentido por inventarlo todo, improvisando y persistiendo en lo que da resultado.
Cómo proteger, cómo perpetuar, cómo ser capaz de adelantarse a
las necesidades para estar con las respuestas a tiempo. Esta capacidad de ver anticipadamente tiene por hija la intuición.

Todo fue inventándose y encadenándose con otras experiencias. Tejiendo la enorme malla que cubre y protege la especie.

Antiguas mujeres modulando el lenguaje para traspasar el conocimiento de lo más sagrado, el cuidado y la protección de sus hijos.
Diosas de la palabra, creando códigos para recordar, para nombrar
y distinguir. Para abstraer.
Inventando dioses que expliquen su mundo y los fenómenos, manifestaciones de un entorno desafiante y brutal.

   
Diosas porque crean.
En alianza con la luz y el calor surgen artefactos para contener, endureciendo tierras, secando pieles, trenzando fibras.
En un pacto con los elementos, urdiendo telas que cobijan,
que cubren y engalanan.

Diosas de la música y el baile.
La alegría reflejada en movimientos y sonidos.
La alegría, vital ingrediente del juego que permite vínculos y lazos creando la base de los afectos.

Antiguas Diosas Africanas inventando espacios de color y de luz,
de ritos que rememoran y perpetúan.

Diosas, fiesta del amor.